domingo, 28 de junio de 2015

SIN YO, CON TODOS. Eduardo Moga

(Prólogo a Impersonal, Amargord Ediciones, Madrid, 2015)



Ángel Cerviño es un poeta necesario: alguien que no se pliega a las pautas ni a las convenciones, sino que concibe el poema como un espacio de libertad, en el que todo cabe, en el que todo puede –y debe– ser dicho, y donde los códigos y las expectativas –tanto del lector como del propio escritor– se subordinan a los azares de las palabras –a su ensamblaje prelógico– y al derramamiento psíquico de quien las aúna. Ya en sus dos poemarios anteriores, El ave fénix solo caga canela (y otros poemas), que obtuvo el premio de poesía «Ciudad de Mérida» y fue publicado por DVD ediciones en 2009, y ¿Por qué hay poemas y no más bien nada?, que vio la luz en Amargord en 2013, su propuesta desafiaba los reglamentos con una radicalidad insólita. En Impersonal volvemos a apreciar, con un perfil más aguzado, si cabe, esa insumisión constante a las predilecciones de la dicción establecida y el consecuente surgimiento de otra expresión, abrasiva, abrasada, regida por un orden que se define por su propio quebrantamiento, por su propio desleírse –pero más fiero aún, si bien se mira, que el que gobierna la palabra común–. Puede atribuirse esta voluntad de ruptura al espíritu de vanguardia que anima a Impersonal y, en general, toda la obra de Ángel Cerviño. Un espíritu que tiene plasmaciones concretas: la ilación irracional, la génesis analógica del sentido, el gusto por el neologismo, los juegos tipográficos –a veces, levemente caligramáticos–, la omisión de la puntuación y el objet trouvé –que constituye un homenaje expreso a los surrealistas–. Sin embargo, aunque este utillaje forma parte de la caja de herramientas de la poesía contemporánea –y de sus modalidades más transgresoras–, no agota el esfuerzo de transformación invertido en el poemario, ni lo explica con justicia.

Impersonal se compone de movimientos primarios del lenguaje: acumulaciones, encrespamientos, remolinos, ecos. Cuanto integra sus poemas no son tanto mensajes, esto es, enunciados, como espasmos verbales o brotes lingüísticos: coágulos o artefactos que brotan en la página por la deflagración –imprevista, pero no por ello impensada– de un contenido de conciencia. El músculo del lenguaje se revela desprovisto de todo propósito que no sea su propia contractura y su inmediata distensión: late como otro corazón, con sístole y diástole desgoznadas. Los poemas de Impersonal se configuran, así, como estallidos elocutivos, como súbitas cristalizaciones de energía oral, escuetas, resquebrajadas, sin otros asideros que su mero estar, que el gozo y la perturbación de su advenimiento. Este es uno de los rasgos principales de este libro y de toda la poesía escrita hasta el momento por Ángel Cerviño: en sus poemas no se hace pie; uno flota solamente en el plasma de la voz, en la perturbadora amniosis de su presencia. La negación de lo previsible, en Impersonal, se cimienta en la persecución del envés: de eso otro –la otra orilla, la otra luz– en que se intuye el núcleo de la vida, o su renacimiento. Las citas iniciales son elocuentes: en una se nos insta a que, si el lobo nos alcanza y nos devora, saboreemos al lobo; la segunda, de Lorenzo García Vega, el extraordinario poeta cubano, es una pregunta: «¿Es que todo es reverso?». Sí, en Impersonal todo lo es, o aspira a serlo. Y sus poemas no tardan en decirlo: «Traducir al envés deseo / ¿beso de manco? / ¿palmada de ciego?».

Pero el primero que ha de hacerse otro, para que la otredad sea creíble y nos empape, y para que podamos, en consecuencia, descubrir nuestro yo oculto o inimaginado, es el autor. Por eso su voz practica, a lo largo de todo el libro, un juego incansable: el de velarse multiplicándose. Se afirma al principio, pero no es una afirmación real: lo hace para que el poema subsista per se, para que sea el recinto impersonal del discurso; el poeta se dice para apartarse: «el autor (aparte):/ -el abuso del asíndeton no convertirá en poema un enunciado». Ahí se distinguen las dos entidades: el texto y quien, supuestamente, lo crea: diferentes, separados, incluso contradictorios. La voz se convierte entonces en las voces: discursos que confluyen a la vez que divergen. En algunos poemas, las cursivas señalan a otros hablantes; en muchos de la primera parte, «Margen», las notas a pie de página sugieren una labor de edición del texto, aunque sean también apéndices de los poemas, prolongaciones que los complementan o desmienten –desmentir es también dialogar–, y en esas notas caben asimismo discursos ajenos: comentarios de texto, notas del editor, transcripciones de infolios judiciales, anexos, falsos diarios. Todo presenta un matiz de delirio. Cualquier previsión se incumple, exactamente como Cerviño –o quien hable por su boca– insta a que suceda en «Rueda»: «que cualquier previsión se incumpla». Lo esperable se sustituye por lo extraño, o, dicho acaso con más justeza, lo extraño se incrusta en lo esperable. Las notas a pie de página transmiten una apariencia de narratividad o desarrollo lógico que no se aviene con la naturaleza subversivamente alógica de lo glosado, y, a la vez, introducen nuevas anomalías en el texto. La que supuestamente puntualiza «el don de la hibridez» del poema «Comparece emperrado» –una parodia del célebre don de la ebriedad de Claudio Rodríguez– conforma una cadena demencial, que se burla de aquellas clasificaciones raciales de los antiguos libros escolares –y que aún perduran en algunos diccionarios–: «De español con india nace mestizo, de mestizo con española nace castizo, de castiza con español nace española, de español con negra nace mulato, de mulato con española nace morisca, de morisco con española nace chino, de chino con india nace salta atrás…». Lo paródico se desliza hacia lo cómico en no pocas ocasiones, por la mera sorpresa de lo deformante, y eso nos recuerda la insoportable gravedad de lo común, de cuanto consideramos normal, y en cuya normalidad nos asfixiamos: «Llegó borracho el muerto a su funeral // solo quería agradar / desorientarse a tiempo…», leemos en un poema de «Margen».

            Pero la pluralidad libérrima de Impersonal, sus acentos fractales, su crepitante desarticulación, no obedecen a un empeño nihilista, sino a un propósito bien definido; un propósito que Ángel Cerviño ha consignado en sus páginas, aunque nunca con obviedad: la obviedad es lo contrario de lo poético. En la tercera parte del volumen, «Lagar» –que, recordemos, es el lugar donde se pisa la uva: donde se produce el primer vino–, Cerviño define a uno de los personajes de la obra como «autor secreto del exitoso libelo Manifiesto contra la expresividad personal». Y no es descabellado suponer que esta caracterización, tan congruente con el título del libro, define oblicuamente su objetivo. Impersonal es la negación de una voz singular y la afirmación de una voz colectiva, que pertenezca a todos por no pertenecer a nadie, que no excluya a nadie por ser inconfundible con los sentimientos o el habla de un solo individuo. Impersonal es una voz que se divide, se transforma o se anula en una diversidad de voces sin sustancia única, sin identidad definida, vehículo de la totalidad aleatoria del lenguaje, espacio, a su vez, del turbulento oleaje de la conciencia. Su dificultad es también su abrigo; su rareza, su acogimiento. En ellas cabemos todos, porque todos participamos de esa explosión de asociaciones y silencios; porque esta voz carece de dueño, o más bien porque esta voz es su propio dueño.

            Pero no solo en «Lagar» revela Ángel Cerviño claves de su poética, que explican sus aspiraciones y algunos de sus mecanismos expresivos. En «Human verification…» –que se inicia con un verso en inglés, que es, en realidad, una leyenda informática: más juegos especulares, más dualidades antitéticas: el castellano y el inglés, el ser humano y los ordenadores–, «el yo lírico se mueve en círculos a la manera pugilística / tiende a desdoblarse tras cada revuelo // acumula mutismo en su faltriquera / toma en préstamo –hace suyos– los gestos reglados del neófito». El pasaje es diáfano: movimiento, asedio, desdoblamiento, silencio, apropiación. A eso se entrega el que nos habla en –o desde– el poema. No a un flujo pautado, a una percusión regular, a una construcción que conozca el consuelo de la costumbre y el ritmo, sino a una busca, entre puñetazos, de lo lateral, lo ajeno, lo impropio.

En el poema siguiente, «Cómputo de modales y arreos», «los vocablos acuden en tropel a los reclamos / sintáctico se encrespa el oleaje / sube la marea léxica y no se hace pie en el poema». Otro dinamismo nos asalta aquí: el de un vocabulario que se precipita a la llamada del lenguaje; el de un tumulto verbal legislado por el acto de decir, del mero decir desnudo, privado del consuetudinario caparazón emocional, para que eclosione otra emoción, fría y estruendosa. También la sintaxis se alborota, candente de colisiones y resonancias. Ambos, léxico y sintaxis, se traban en un combate –o un baile– de mutuas excitaciones y desenlace incierto.

En «Rellano», el poema se identifica con una escalera, esto es, con una ascensión. Pero en esta subida suceden cosas imprevistas: se hace resbaladiza, se avienta la certidumbre (que aparece partida en los versos: «certid / umbre»; no hay, pues, certezas: el poema las fractura) y se tuercen los renglones. Las líneas, pues, se quiebran: no sostienen, sino que decantan: inclinan al vacío, alumbran la caída. Por fin leemos: «se arisca el verso / pendenciero imanta / raspaduras de álgebra» y, en los versos que lo completan al pie de la página, «quizá la incurable extraterritorialidad del poema no ofrezca ya el cobijo suficiente». El verso, conflictivo, atrae, no obstante, exactitudes: las atrapa con su telaraña electromagnética. Lo pugnaz no es incompatible con lo matemático; la aridez no excluye la precisión. Y el poema, arrasado, se hace casa. Sin redondeces, sin amabilidades, sin arpegios, su intemperie nos abriga.

            Pero es en el poema «Hebra», de la segunda parte del poemario, «Rótula» –significativamente, una articulación–, donde más extensamente ese yo lírico que pelea consigo mismo, y con el lector, descubre sus principios: «se tienen fundadas sospechas acerca de que pudiera el significante estar trabajando / en secreto y a tiempo parcial / por cuenta del inconsciente / siempre ladino este / aprovecharía para sus disfraces los restos sonoros de aquel / el exceso de goce que distrae la adecuada gestión del contenido / y todos los excedentes rítmicos que enmarañan la circulación de sentidos y aproximan el decir al canto / así burla controles / siembra de dudas la trastienda…». Entre frases hechas, que conjuran el peligro del confesionalismo, Cerviño reconoce el peso del inconsciente en la gestación de los poemas. También alerta de los peligros de una poesía cuya melodía trastoque o deforme el mensaje: un mensaje que es, y ha de seguir siendo, turbio y cristalino a la vez, como conviene a lo nacido en lo oscuro, o en lo indeterminado. Se trata, en definitiva, de sembrar dudas y burlar controles: lo sujeto a otras reglas de conocimiento, a otras formas de comprensión, desafía al pensamiento común, y lo desacomoda; y los controles –los que establece el lenguaje ordenado, que configuran una realidad impuesta– existen para ser burlados: en esa chanza radica nuestra única forma de acceder a una realidad distinta.

            Para sustentar el edificio líquido de Impersonal, a esta dimensión teórica, diluida en la urdimbre de los versos, Ángel Cerviño añade algunas recurrencias. A veces, se reconoce un entorno, o, si se quiere –aunque el término sea vulgar y, por lo tanto, inexacto–, un tema. En «Contradanza de ida y vuelta», por ejemplo, aparece el mar, al que el poeta asocia, en una nota a pie de página, «el latido subacuático de la madre»: los fulgores oceánicos son también placentarios; el agua del mar es el agua primigenia, el agua de la vida. En las proximidades de esta misma agua encontramos, en otra composición, un horno, una nueva metáfora de la creación. Asistimos ahí a «las gélidas madrugadas de la fragua» y a la forja de los amarres, y vemos «el corazón del yunque» y el «torrente del batán». Agua y fuego, dos de los elementos esenciales de la naturaleza, se alían aquí para apuntalar un simbolismo de retumbos existenciales. El agua, con su milenario bagaje simbólico –fuente: nacimiento; río: tiempo; mar: libertad y muerte–, sigue estando muy presente en Impersonal: en «Palafito» se dibuja una escena mitológica –Narciso, las náyades– de gran vitalidad cromática y potencia casi teatral; y en «Desde el faro» resuenan el ahogado más hermoso del mundo, de García Márquez, y el mar que recuerda a todos sus ahogados, de García Lorca. En «Ordalía», en cambio, la protagonista es la tierra –otro de los cuatro elementos de Empédocles–, envuelta en connotaciones agrícolas, y vuelve a serlo en «Dador de jungla», aunque ahora transformada en selva, en la que un «macaco metrónomo (…) pajarea la bruma». En otros lugares del libro, en fin, ciertas correspondencias enhebran los poemas. En la sección «Rótula», por ejemplo, algunos se disponen en parejas por su cercanía funcional u orgánica: rótula-médula, pleamar-bajamar, atajo-rellano. Y otra composición, «A sabiendas», describe una escena de circo, en la mejor tradición ramoniana y dadaísta. Lo perturbador de estas piezas no es su objeto, más o menos reconocible, sino el hecho de que convivan con otros poemas al pie, con los que no parecen guardar ninguna relación referencial –al menos, explícita–, pero que, sin embargo, forman parte de ellos. Esta existencia bífida genera una dislocación, una esquizofrenia transitoria, que niega la claridad y estorba la comprensión. Pero esta resistencia a lo inmediatamente inteligible supone, como todo en Impersonal, la reivindicación de otra inteligencia: la que se desprende de toda adherencia de sentido y persigue un sentido prístino, un significado desnudo, como una mano que redescubriera el tacto rozando una plancha vacía o una lámina de hielo. Las recurrencias, por otra parte, no son siempre temáticas: también las observamos sintácticas o estructurales. Cinco poemas de la primera sección acaban con un versículo anafórico: «estos son los/las cuatro…» (estados, nombres, tonos, llamadas, sobresaltos); y, varias piezas más allá, un sexto lo reitera, en pasado: «estos eran los cuatro cambios de humor…».

            Más curiosas son las referencias religiosas con las que nos encontramos a lo largo de todo el libro: en un poema se menciona al Maestro, el crucificado, el ungido, pero mezclado con coloquialismos, anglicismos y humoradas. En otro se recuerdan las tres veces que negó Pedro al Señor, aunque la negación no recaiga esta vez en la divinidad, sino en una realidad insignificante: «Tres veces negó su apodo…». El siguiente poema es una parodia del juicio de Judas, que acaba ahorcándose en una higuera, aunque ahora el árbol sea «de atrezo». En «Sudoroso y bien barbado», «el buen dios» se muestra violento y hasta homicida: chapoteando en sangre, «trasquila generaciones», aplasta naciones y, «ebrio de Sí, vomita plegarias». Lázaro asoma en el poema siguiente; la zarza ardiente, en «Rótula», el primero de la sección homónima (donde arde en una sala de espera); la Anunciación, en «Rellano»; y el Árbol del Bien y el Mal, en «Métrica de las estaciones», donde, por cierto, alguien lo está vareando «sin mucho provecho». En «Acqua alta», el poema al pie es otra parodia, ahora del Génesis y el relato de la Creación. Y, en fin, salmos, vicesalmos, sermones, ángeles y oficios salpican otras composiciones, en un revelador frenesí de alusiones trascendentes. En todos los casos se rebaja la grandeza del lenguaje bíblico: Cerviño mezcla las fábulas testamentarias y a sus protagonistas con un discurso no solo fracturado, sino desmentidor y hasta burlesco, desprovisto de toda aspiración ultramundana, y relativiza así, paradigmáticamente, las narraciones absolutas, los sentidos inmanentes, el lenguaje inalterable.

            Otro círculo referencial que arropa los poemas de Impersonal lo integran las alusiones a personajes de la historia, la literatura y, sobre todo, la mitología grecolatina, con Acteón, Diana, Orfeo, Eurídice, Narciso y Afrodita. La intertextualidad contribuye a diluir el perfil subjetivo del poemario y a enmarcarlo en un discurso comunitario, constituido por los relatos del patrimonio artístico universal. El ocasional recurso a otros idiomas –inglés y francés– se suma a este mecanismo de extrañamiento, que sitúa el texto en un ámbito de influencias ajenas y hasta incomprensibles.

            Pero en Impersonal no solo se manifiesta alguien cuya intención consiste en deshacer las expectativas para crear una realidad nueva, un espacio, entrecruzado por asperezas eléctricas, en el que el lector desarrolle otro estar con el lenguaje y, por lo tanto, consigo mismo. En Impersonal radica también un poeta vigoroso, buen conocedor de los mecanismos convencionales de la expresión, y muy capaz de dotarlos de un contenido pleno: de renovarlos en cualquier página. Las imágenes exhiben, a menudo, una potencia admirable: «el ungido vivaqueó en su calavera por un tiempo»; «anegadiza res de aliento / labio-lirio del valle»; «desdentado se enjambra el viento». El verbo se adensa en grumos silábicos en los que asoman neologismos –asaeteada projimidad / tú sola enturbias la pleamar del lirio– y, a veces, en pasajes de enérgico lirismo, como, entre otros, el poema «Bestia lunar»: «masticas oscuridad y hondura / océano / coreografía sonámbula del agua / promediada por el viento la cabrilla de las crestas / metódica persistes / es resquemor voraz de larva / inventario de vegetaciones lentas…». Las preguntas retóricas se abrazan a los coloquialismos –con frecuencia, exclamaciones: «¡aguafiestas!», «¡chitón!»– y,  a veces, los poemas, o fragmentos de los poemas, resultan hasta figurativos, como la nota a pie de página de «Orden del día», donde nos parece estar leyendo, bajo la forma de un falso diario, un brevísimo fogonazo autobiográfico de un soldado: «en los cuarteles enjalbegados los oficiales pasan revista a unas armas relucientes, los soldados saludan enteros, con el pelo recién cortado y cartas de amor bien plegadas en el bolsillo del tabardo…».

            La sección «Lagar», que cierra el poemario, tiene un interés singular, por cuanto hace explícita la impersonalidad perseguida, y basada, no en la ausencia de la personalidad, sino en su expansión interminable: en la pluralidad de registros, en las voces apócrifas, en la batahola de yos. «Lagar», entre poética y dramática, signada por el polimorfismo y la polifonía, reúne, «por orden de desaparición», y con retranca evidente, al autor, al ensamblador omnisciente, al yo lírico, al yo lírico suplente, a otro yo que pasaba por allí, al editor –al que imagina refractario al texto y dedica una irónica pulla– y a una serie de personajes indeterminados, pero que añaden acciones, intenciones o desvíos al texto. Ángel Cerviño se desdobla, se multiplica, se deroga, para construir un texto destructivo, que en su propia implosión dibuja un espacio invulnerable. El estallido de Impersonal crea otra solidez. La poesía de Impersonal renueva el desafío de la poesía.





martes, 21 de abril de 2015

Antonio Mochón, habla de "¿Por qué hay poemas .....?" en la revista Tendencias21 Literarias.





...y de nuevo sale a relucir el trapero/poeta de Benjamin/Baudelaire:
"Trapero o poeta, a ambos incumben los desechos"



Ángel Cerviño (Lugo, 1956) elabora, con fingida indecisión, un discurso híbrido, polifónico y autorreferente que convierte el lenguaje poético en un espacio infinito desde el que hablar y desde el que hablarse. (por Antonio Mochón)


Pensemos en un chatarrero que empuja su carretilla entre la niebla. 

Su caminar no es un avanzar, no persigue llegar sino sólo seguir deambulando. Paseante por una ciudad en ruinas, mirando fijamente el contenido viscoso y pobre de su tambaleante carretilla, ese chatarrero es el poeta. Lo que empuja son palabras y caminar es su labor. He ahí la única certeza de que dispone, todo lo demás es incertidumbre. 
  
Esta imagen de la precariedad y el desaliento del poeta se nos ofrece a modo de explicación, una justificación exculpatoria, de un libro que, como la mariposa, ha roto en artefacto rotundo pero leve. 

Su fragilidad es también su fortaleza, pues sólo quien sabe que no sabe conoce alguna certeza.  

Un discurso del extravío donde resuena un cierto neoplatonismo movedizo que parece decirnos: hay que volverse inevitablemente hacia la ausencia. 
  
El chatarrero recoge, revuelve, busca ecos de lo perdido. Como si sólo le quedara el vano intento de las cenizas, tantear un pensamiento extraviado del que apenas le llegaran ecos. Esa ausencia casi intuida es la materia del poema. 

La reflexión sobre el lenguaje poético, sobre la recepción del poema o sobre el proceso de creación son los resortes que se activan en cada palabra dejada sobre estos textos escurridizos, reacios a cualquier taxonomía o exégesis. 
  
El texto está ahí no para ser descompuesto, sino para dejar que crezca; no para llevar a un sitio, sino para perderse en sí mismo. Y sin embargo, estos textos intentan a cada paso justificarse, intentan, contra toda lógica, ser

Como buen artefacto, incluyen manual de montaje y desmontaje, otra capa más que le sirve al yo lírico para apartarse ante aquello que va cobrando autonomía y que ya no le pertenece a él más que al lector. O mejor: ya no es de nadie.



El poema como ciega indefinición 
 
El poema es ciega indefinición, pura hipótesis, ausencia y provisionalidad. La ironía, entonces, se hace patente: el poema es lo que no puede ser. Promesa constante, vacío, un azar a lo sumo.
 
Ángel Cerviño (Lugo, 1956) elabora, con fingida indecisión, un discurso híbrido, polifónico y autorreferente que convierte el lenguaje poético en un espacio infinito desde el que hablar y desde el que hablarse. El lugar de la poesía, como avanza el título del libro, es el no lugar.

El poema escapa por sus propios intersticios, es un túnel silencioso, largo y estrecho, formado por algo que no se ve: ausencia y vacío. Hablar desde esta ausencia, arriesgarse a no decir o al decir forajido, es, pues, lo propio del poema.

El libro sigue abierto
 
No es éste un libro fácil y ni mucho menos es libro de una única lectura. Hace tiempo que ¿Por qué hay poemas y no más bien nada?  (Colección Fragmentaria, Amargord Ediciones), me mira amenazante desde una sombra de mi escritorio. Lo he cerrado pero sé que el libro sigue abierto. Sé, entonces, que la precariedad y la indigencia del chatarrero que empuja su carretilla ha entrado en mí. Lo que no sé es si ahora yo soy el que empuja o si me han dejado entre la carga de palabras que son arrastradas a ningún sitio.

- ¿...? 
- Pienso en un narrador poco omnisciente que hiciera partícipe al lector de su desaliento: persigue a sus personajes con el escaso afán de un detective, los pierde de vista con demasiada frecuencia, se le escabullen en una avenida populosa o en un oscuro pasaje, y no puede continuar la narración más que a base de suposiciones, erradas conjeturas que evidencian a cada paso su incompetencia. Añora con amargura los buenos viejos tiempos en que cualquier novelista de tres al cuarto estaba en todo momento al corriente de los pensamientos más inanes de cada una de sus criaturas. Él no está nunca seguro de las motivaciones que conducen a sus personajes a actuar de tal o cual manera, tiene dudas más que razonables acerca de los vericuetos de la trama e ignora a todas luces en qué dirección avanza el relato. Pierde el control y, a falta de otras certezas, se deja conducir por intuiciones que de continuo lo atascan en nuevos callejones sin salida. 
- ¿...? 
- ¿Acaso no trabaja el poeta en similares condiciones? 
  
(¿Por qué hay poemas y no más bien nada?, Ángel Cerviño, p.72)

jueves, 19 de febrero de 2015

Un adelanto del nuevo libro (IMPERSONAL) en la revista KOKORO.


Los amigos de la revista Kokoro han publicado un pequeño avance de lo que pronto será mi nuevo libro, IMPERSONAL, próximamente editado por Amargord Ediciones.

AQUÍ los fragmentos publicados.

lunes, 8 de diciembre de 2014

POLÍTICA DEL TEXTO (13 tesis + 1)



"Qué pocos individuos ha generado la edad del individualismo"
Robert Musil




1. Las palabras trabajan para el poder. El poder las usa para sus propios fines: disfrazar y perpetuar la situación de dominación.

2. La dominación nunca se completa. Los sometidos conservan en su interior fuerzas capaces de desbaratar los cálculos del sistema de obnubilación. El texto libera en los circuitos del sistema todos los poderes contaminantes del signo lingüístico.

3. La poesía se presenta como zona provisionalmente liberada: lengua que reclama para sí la riqueza escamoteada por los medios de producción de la palabra sumisa. Elude controles y cuarentenas con sus saltos léxicos y sintácticos, cambia el ritmo, infecta posibilidades de sentido.

4. El lugar común es la policía del pensamiento. El lenguaje común es la morada del poder político, la dominación desova en sus periodos sintácticos.

5. La ocultación de la naturaleza verbalmente construida (y por tanto reformulable) de la realidad, y del sujeto, nos arrebata el papel de creadores de colectividad/subjetividad y nos convierte en súbditos.

6. La ficción de diafanidad de la lengua oculta su carácter pantanoso e inestable, desactiva su cualidad deseante (sentido veo, sentido deseo), cubre pudorosa las partes blandas del significante.

7. Poner al descubierto la vialidad licenciosa del significante, en eso consiste el trabajo político del texto: mostrar en acto su incurable inestabilidad.

8. La poesía resiste la expropiación de los juegos de sentido, siembra dudas, evita ser fijada, camina sobre evasivas, es terreno movedizo. La escritura/lectura de un poema se convierte así en modelo para la creación de mundo: tensión de interpretabilidad siempre irresuelta.

9. La eficacia del poder lingüístico descansa en su invisibilidad.

10. Privarnos de la idea de que la subjetividad es una construcción verbal compartida nos obliga a renunciar al único instrumento de que disponemos para producir la propia subjetividad: experimentar con los usos excéntricos del lenguaje.

11. Enmarañar la circulación de sentidos para repolitizar las formas artísticas y generar nuevas relaciones entre los hablantes: subvertir la falsaria producción industrial de subjetividad mercantilizada.

12. Experimentar con el lenguaje es poner a prueba los acuerdos que garantizan su relativa estabilidad, reconocerlos como acuerdos y asumir la responsabilidad colectiva (política) de todo acto de lenguaje/pensamiento.

13. Cada poema lo escribe la comunidad entera de los hablantes de una lengua.



(+1). El poder no erigirá sobre la mutabilidad deseante de la poesía sus inalterables categorías. No se construyen búnkeres en los pantanos, allí solo entidades livianas, chozas, cobertizos, cobijos provisionales.